3 de octubre de 2014

Aquel día, al llegar a casa, escribí: Esta mañana en una biblioteca de Badajoz, a la búsqueda de un par de manuscritos del siglo XIX, he vuelto a sentir que el mundo del estudio es un mundo triste. Primero se ha sentado enfrente de mí un hombre que hacía tanto ruido respirando y con la boca que resultaba molesto. Ha terminado hablando solo. Después, la encargada de la sala, que me había atendido muy amable, ha recibido una llamada por teléfono y se ha puesto a llorar. Pero cuando ya me iba, a punto de salir a un día espléndido, me he encontrado esta maravilla en la planta baja y todo ha vuelto a fluir: https://scontent-b-mad.xx.fbcdn.net/hvideo-xpa1/v/t43.1792-2/10469187_595918007201935_915957852_n.mp4?rl=1500&vabr=391&oh=89f66b5bcb515b7d3edc74b0b31d6a7b&oe=546FA4E8

Anuncios
Vídeo | Esta entrada fue publicada en escritura, Universidad y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s