Contraidilio de finales de septiembre

Intenta apreciar el olor a tierra mojada por la mañana, al empezar el día. Pero el recuerdo de tantos trabajos, tan pesados, tan cercano, se lo impide. Con los pies en el estiércol, solo es capaz de sentir tedio y fatiga. Y un poco de frío.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en escritura y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s