De la Edad Media a Star Wars

El 19 de abril de 2012 se celebró en el Centro de Cirugía de Mínima Invasión (CCMI) de Cáceres el Seminario internacional sobre TIC y desarrollo económico inteligente, organizado por varios entes europeos y extremeños, entre los que destaca FUNDECYT. La jornada estuvo formada por dos grandes bloques temáticos y dos talleres.

El primer bloque, titulado “Dimensiones internacionales de las TIC”, comenzó con la intervención de Crister Mattson, senior advisor del instituto de investigación sueco Acreo, que habló sobre las posibilidades de aplicación de la banda ancha en entornos rurales y de los resultados obtenidos en Suecia. Como ninguna empresa privada puede encargarse a solas de instalar grandes infraestructuras en el medio rural, ya que la baja densidad demográfica está reñida con la rentabilidad del capital, ha sido la administración pública sueca la que se ha ocupado de crear una red de banda ancha (atención: de fibra óptica) que conectara todas las pequeñas poblaciones a lo largo y ancho del territorio nacional. Una vez creada la red, cualquier empresa privada puede aprovecharla para ofrecer sus servicios. Así como taxistas y transportistas no construyen las vías públicas por las que transitan, no puede ni debe exigirse a un conglomerado de empresas privadas de telecomunicaciones que construya las vías públicas virtuales. He aquí otro ejemplo de que el Estado no debe desertar de la gestión de la economía como pretenden, al menos en teoría, los ideólogos neoliberales.

Acompañando sus palabras con mapas y tablas, Mattsson demostró que hasta el 86% de la red de banda ancha estatal sueca, incluyendo las secciones que conectan los pueblos más remotos, resulta rentable. Las empresas que deciden invertir en ofrecer nuevos servicios derivados de la fibra óptica obtienen de media un 11% de rentabilidad. Entre otros beneficios, la generalización de las conexiones de banda ancha conlleva el aumento del trabajo en casa y, como consecuencia, la descongestión del tráfico rodado. Según una encuesta mencionada por Mattsson, los suecos han declarado sentirse más felices trabajando en casa al menos una vez a la semana.

A pesar de que el primer año el Estado no obtenga ninguna retribución, el beneficio, ojo, socioeconómico que arroja la extensión de la fibra óptica acaba superando con creces la inversión inicial. En esta época que nos ha tocado vivir, conviene recordar que, en la medida en que sus destinatarios son personas, los beneficios de la economía no pueden ser sólo monetarios.

La segunda ponencia corrió a cargo de Teodomiro Cayetano López, director general de Administración Electrónica y Evaluación del Gobierno de Extremadura, que invirtió buena parte de su intervención en criticar la política TIC de sus predecesores en la Junta para después hablar de LinGobEx, un proyecto mediante el que, a coste cero, se pretende instalar en todos los ordenadores de la Administración pública regional una nueva distribución de código abierto. Es decir, se va a sustituir Linex (una distribución de software libre regionalista y con un desarrollo precario pero que, sin embargo, había convertido a Extremadura en pionera en la instalación de software libre en la educación pública y de la que se servían algunas empresas para facturar) por LinGobEx, una distribución parecida cuya aplicación, de momento, sólo ha significado una supuesta mejora de la página web y la sede electrónica de la Administración regional, lo que, para Cayetano López y según sus propias palabras, ha sido como pasar “de la Edad Media a Star Wars”.

El encargado de cerrar el primer bloque de conferencias fue el director general de Modernización e Innovación Tecnológica del Gobierno de Extremadura, Alejandro Hernández Renner, pero con el antecedente de su compañero de gobierno decidimos salir a tomar un poco el aire.

Como prólogo al segundo bloque, titulado “TIC y desarrollo económico inteligente”, se proyectó un vídeo documental sobre la implantación de la banda ancha en Nuenen. En esta pequeña ciudad holandesa cercana a Eindhoven y hogar de Van Gogh, la pequeña empresa Close the Gap, liderada por Kees Rovers, construyó una red de 3000 kms. de FTTH para llevar la fibra óptica a cada casa. Una vez instalada la infraestructura, se creó una cooperativa local, formada por todo aquel propietario de inmueble interesado, para gestionarla y encargarse del mantenimiento. Se trata de una red con un fuerte sentido de la comunidad, pensada por y para los ciudadanos: no en vano, Close the Gap quiso construirla prescindiendo al máximo del concurso de los organismos gubernamentales. Una red de teléfono, televisión y banda ancha súper rápida a la que los propios usuarios han ido añadiendo valor con la producción de nuevos servicios como la emisión de la televisión local. Los vecinos de Nuenen, por poner otro ejemplo, ahora pueden mantener una videoconferencia con el médico, la iglesia o la escuela.

Con la misma estructura que el primero, este segundo bloque pretendía ojear la escena internacional para acabar centrándose en el ámbito regional. Del vídeo sobre el caso holandés se pasó a una serie de microcharlas protagonizadas por emprendedores tecnológicos extremeños como Manuel Díaz Sanz, managing partner de Trecone, Guillermo Díaz, director de CETA-CIEMAT, o Menci Nogales Galán, de Gestión de Proyectos TIC del Gobierno de Extremadura. Fernando Sánchez Figueroa, profesor de la Escuela Politécnica de Cáceres y responsable de Homeria Open Solutions, habló de las Green TIC, un tecnicismo interesante que recuerda, no obstante, a los fiascos de la economía verde o la revolución verde, y abogó por que las subvenciones públicas ayudaran a financiar no sólo el desarrollo del producto, sino también su puesta en el mercado. Javier Alonso Gómez, director de operaciones de IntexMedia y organizador de theEvnt, aprovechó su ponencia para promocionar Bellota Valley, un encuentro entre emprendedores tecnológicos extremeños surgido a imitación del Silicon Valley californiano. También se mencionó a Pixel Ratio, una pequeña empresa de desarrollo de software que ha logrado colar su videojuego Aby Escape en el Top 5 del App Store de Apple y a la que se puso como ejemplo de éxito. En general, los ponentes lamentaron la falta de inversión privada en el sector y destacaron la necesidad de instalaciones físicas sobre las que construir ecosistemas tecnológicos.

Alejandro Hernández Renner se encargó de clausurar el segundo bloque temático estableciendo “Una Agenda Digital Regional”.

Una vez terminados los dos ciclos de conferencias, se organizó un taller con el fin de que, divididos en dos grupos de trabajo, los asistentes pudieran debatir y analizar los retos y las oportunidades que se derivan de la aplicación de las TIC en los más variados ámbitos. El coordinador del segundo grupo, Anto Recio, volvió a lamentar la desinversión pública en I+D (aún estaba reciente el recorte letal de Rajoy en investigación) y el hecho de que ni siquiera en el propio Centro de Cirugía que organizaba el evento funcionara correctamente la Wi-Fi. Se argumentó a favor y en contra de la viabilidad en Extremadura de una red de fibra óptica, ya fuera pública o cooperativa. Si bien en el primer caso hay que recordar que la falta de inversión pública es un problema político, no económico, en el segundo caso se echó de menos un tejido empresarial local que invierta en nuevas tecnologías. En fin, los problemas endémicos de siempre. Tras muchas y diversas intervenciones, algunos llegamos a la conclusión de que el único camino para prosperar es trabajar para que la Universidad, las empresas y la Administración colaboren, siempre con la mente puesta en el beneficio de los ciudadanos. Y en esta ecuación el individuo parece no tener mucho que hacer: los emprendedores cooperativos (ya no tanto competitivos), aquellos que compartan información, herramientas, clientes e incluso el alquiler de las infraestructuras, serán los únicos supervivientes de los nuevos ecosistemas.

Ante este escenario se impone una pregunta: ¿qué tipo de empresa queremos? ¿Multinacionales como Movistar o el Banco Santander que puedan modificar los planes de estudios universitarios merced al nuevo Plan Bolonia o PYMES locales que colaboren horizontalmente con los departamentos de investigación de cada facultad? El modelo de empresa que elijamos determinará el tipo de sociedad en que viviremos.

Tras una pausa para almorzar, el segundo taller recogió las conclusiones del primero y sirvió de espacio para discutir los siete pilares y las ciento una acciones de la Agenda Digital Europea, modelo inexcusable para una Agenda Digital Regional.

Como no podía ser de otra forma, Alejandro Hernández Renner fue el elegido para dar por terminado el seminario con sus “Conclusiones del día y próximos pasos”.

Y yo me pregunto ahora: ¿nos ponemos manos a la obra?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en TIC y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s