Escribir en comunidad

En 1981, en la segunda edición de este clásico marginal, sus autores escribían: “Se nos replantean, de todos modos, serios problemas ya no sobre el realismo o sus negaciones, sino acerca de la función misma de la literatura en una sociedad clasista cuando recordamos que -según una encuesta reciente llevada a cabo por Argos-Vergara- el 36% de los españoles nunca ha comprado un libro, el 23% no había comprado libro alguno en más de un año, en tanto que entre las clases populares (clasificación determinada según ingresos) un 68,5 % jamás compra libros.

Desde la perspectiva «realista», y ya sin dictadura ni censura (relativamente hablando: recordemos los procesos incoados a varios periodistas; la intervención de la jurisdicción militar en el caso de la película El crimen de Cuenca, secuestrada y prohibida; lo ocurrido con una obra pedagógica de tipo radical, El libro rojo del cole, cuyo editor ha sido también procesado…), el problema, pues, sigue siendo el que planteaba Blas de Otero: cómo establecer una relación significativa con «la inmensa mayoría». Quienes no se planteen tal problema siempre podrán intentar ir a ese mercado que compra entre 50 y 100.000 ejemplares (de novela, no de poesía), o dirigirse -de ser más «puros»- a los más selectos tres o cuatro mil lectores. En cualquier caso, en una coyuntura nueva que se inició hace nada entre grandes ilusiones electorales, escritores y críticos, todo el que se ocupe de los problemas de la cultura, nos vemos obligados una vez más a repensar la cuestión central que nos ha guiado a lo largo de estas páginas: cuál es la función (social: no hay otra) de la literatura. Al terminar esta nueva edición de nuestra Historia, por lo tanto, no podemos sino concluir que, como siempre, y a pesar de todo, el futuro queda abierto. En más de un sentido, por lo tanto, volvemos a aquellas palabras que decía Juan de Mairena: «Hoy es siempre todavía».

Carlos Blanco Aguinaga, Julio Rodríguez Puértolas, Iris M. Zavala; Historia social de la literatura española (en lengua castellana), Madrid: Akal, 2000.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en escritura, lecturas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s