el otro Mario Vargas Llosa, premio Nobel

El 7 de octubre de 2010, la Academia sueca concedió el premio Nobel de literatura al escritor y periodista Mario Vargas Llosa, liberal moderado y culto, autor de La ciudad y los perros (1962) y La casa verde (1965).

Cito esas dos obras porque me gustaron y quizá sean lo más destacable de su producción novelística. Fueron escritas durante su época más sartriana. De joven (soy consciente de que este juicio se trata de un tópico, pero en su momento me lo pareció así).

El 8 de octubre, el diario El País (grupo Prisa) dedicaba la mayor parte de su portada de la edición en papel a la noticia, en lo que puede entenderse como una oportuna maniobra comercial autopromocional: no en vano, Vargas Llosa, además de colaborar en El País con artículos de opinión, publica su obra con la editorial Alfaguara (grupo Prisa). En dicha portada, junto a las firmas de los varios artículos de felicitación, se anunciaba la aparición en el interior de las primeras páginas de la nueva novela del premio Nobel, que saldrá publicada en noviembre. El negocio parece redondo.

La presencia central de Vargas Llosa en los medios del grupo Prisa, ese gigante de la comunicación, le asegura una fuerte influencia sobre, al menos, decenas de miles de lectores.

Pero el compromiso intelectual de Vargas Llosa no se acaba en el grupo multimedia Prisa, tradicionalmente afín, al menos ideológicamente, al PSOE. Su compromiso se extiende también a su estrecha colaboración con la FAES, la fundación privada ligada al PP y presidida por José María Aznar.

Las conexiones literarias, ideológicas y comerciales del escritor (premio Nobel 2010 “por su cartografía de las estructuras del poder y sus mordaces imágenes de la resistencia, la revuelta y la derrota individual”) con las dos grandes corrientes del capitalismo español, que, tras la crisis de 2008 más que nunca, son las dos caras de la misma moneda, son un buen punto de partida para pensar la plutocraciapartidocracia que nos gobierna. Así como el papel de la literatura dentro de ella.

Benito Pérez Galdós ya habló de plutocracia en alguno de sus artículos periodísticos. Más recientemente lo ha hecho Michael Moore en Capitalismo: una historia de amor. De luchar contra la partidocracia, de no dar ni un paso atrás, habló hace poco el presidente de Ecuador, Rafael Correa, en una entrevista concedida a TVE tras el intento de magnicidio.

Como no podía ser de otra forma, termino de escribir este post mientras veo un antiguo reportaje sobre la novela de Vargas LLosa El paraíso en la otra esquina, redifundido por, cómo no, CNN+ (grupo Prisa).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en política, premios literarios y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s